Sash abrió sus puertas con la clara intención de regalarle a los clientes un pedacito del Líbano, país de Oriente Medio mejor conocido como la nación de los cedros.