Aquí en Costa Rica, el chef internacional Maurizio Rosco, autodenominado el Da Vinci de la cocina italiana, combina los mejores sabores del norte y el sur de Italia y asegura que el ingrediente más importante de sus recetas, es el amor que siente por la cocina.